España vacía, España vaciada: las dimensiones de identidad y simbólicas de las regiones periféricas.
Un marco territorial. Presentación

Empty Spain, emptied Spain: the identity and symbolic dimensions of the peripheral regions. A territorial framework. Presentation

Sergio Andrés Cabello*

Universidad de La Rioja

Palabras clave

España vacía, España vaciada, Desequilibrios territoriales, Globalización, Ruralidad

Resumen: El presente monográfico de Papeles del CEIC, bajo el título de «España vacía, España vaciada: las dimensiones de identidad y simbólicas de las regiones periféricas», responde al interés que han ido ganando las cuestiones vinculadas a los debates territoriales, que cuentan con derivadas en diferentes áreas, desde las propias de la identidad hasta las materiales, pasando por el papel de las propias políticas públicas, así como por la construcción de relatos y discursos vinculados a los territorios. El número presenta las contribuciones de Manuel Ahedo, Jaime Escribano Pizarro, Jaume Pla-Bañuls y Néstor Vercher Savall, Álvaro Sánchez-García y María Delgado-García, Enric Castelló, Ángel Martín Gómez, Natalia Arcajo Fuentes, Israel Gómez Rodilla y Sara Galindo Pérez, y Sofía Moreno-Domínguez, a lo que se le suma —en la sección Papeles Críticos— el trabajo de Nahir Valentina Jiménez Rojas.

Keywords clave

Empty Spain, Emptied Spain, Territorial inequalities, Globalization, Rurality

Abstract: This monographic issue of Papeles del CEIC, under the title «Empty Spain, Empty Spain: the identity and symbolic dimensions of the peripheral regions», responds to the interest that issues linked to territorial debates have been gaining, with derivatives in different areas, from identity to material issues, including the role of public policies themselves, as well as the construction of narratives and discourses linked to the territories. The issue presents contributions by Manuel Ahedo, Jaime Escribano Pizarro, Jaume Pla-Bañuls and Néstor Vercher Savall, Álvaro Sánchez-García and María Delgado-García, Enric Castelló, Ángel Martín Gómez, Natalia Arcajo Fuentes, Israel Gómez Rodilla and Sara Galindo Pérez, and Sofía Moreno-Domínguez, to which is added —in the Critical Papers section— the work of Nahir Valentina Jiménez Rojas.

* Correspondencia a / Correspondence to: Sergio Andrés Cabello. Universidad de La Rioja. Edificio Vives, c/Luis de Ulloa, 2 (26004 Logroño-La Rioja) – 
sergio.andres@unirioja.es – http://orcid.org/0000-0002-1703-005X.

Cómo citar / How to cite: Cabello, Sergio Andrés (2024). «España vacía, España vaciada: las dimensiones de identidad y simbólicas de las regiones periféricas. Un marco territorial». Papeles del CEIC, vol. 2024/1, presentación, -8. (http://doi.org/10.1387/pceic.25988).

ISSN 1695-6494 / © 2024 UPV/EHU

logo%20CC%20atrib%204_0%20int.jpg Esta obra está bajo una licencia
Creative Commons Atribución 4.0 Internacional

 

El debate territorial se ha intensificado en España en la última década y media, adquiriendo nuevas dimensiones, especialmente como consecuencia de procesos más generales, vinculados a la globalización y a sus consecuencias. Esta ha tenido como protagonistas a las grandes metrópolis y ciudades, generando desequilibrios en el interior de los países. En este sentido, España no es una excepción, al contrario, los procesos que está sufriendo son similares a los que se han dado en otros lugares. Sin embargo, no es menos cierto que cuenta con una serie de especificidades que hacen que este debate adquiera características propias.

Como señalábamos anteriormente, España cuenta con una serie de especificidades en relación a la cuestión territorial, intensificadas en los últimos años. En primer lugar, no siendo objeto de este monográfico, pero estando siempre presente en el caso español, es la cuestión de la construcción de España como Estado-Nación. La constitución de un Estado autonómico, de carácter cuasi federal, a partir de la Constitución de 1978, no ha dejado resuelto este debate. De hecho, el escenario se está tornando más complejo si cabe. En todo caso, la articulación del Estado, habiendo sido siempre asimétrica, de manera formal o sutil, puede ser determinante en la profundización del debate territorial, incidiéndose en algunos aspectos como la línea divisoria que marca el cauce del Ebro dentro del mapa de España, y su impacto en la gobernabilidad del país (Hernández, 2023).

En segundo lugar, la cuestión territorial en España se ha enfocado durante prácticamente el último lustro y medio en la despoblación del medio rural. La evolución del ya señalado Estado de las autonomías y el desarrollo de las regiones, entre otros factores, no incidieron en que el debate sobre los desequilibrios territoriales se centrase a ese nivel. De hecho, como se ha indicado, se asumía una asimetría vinculada a las «nacionalidades históricas» y a los «hechos diferenciales», reconocidas constitucionalmente (Aja, 2003).

La cuestión del medio rural alcanzó una puesta en valor desconocida hasta la fecha a comienzos de la segunda década del siglo xxi. Para analizar este fenómeno hay que partir del heterogeneidad y diversidad del medio rural español. La despoblación, como consecuencia del éxodo rural, había comenzado a partir de la segunda mitad del siglo xix. Sin embargo, será especialmente en la segunda mitad del siglo xx cuando el proceso se acelera. Serán unas migraciones que partían de medios rurales, en no pocos casos con grandes carencias, hacia las ciudades que vivían o bien su desarrollo industrial o se institucionalizaban como capitales de provincia o centros comarcales.

La despoblación del medio rural, especialmente en el interior peninsular y en sus zonas de montaña, pasaba «desapercibida» en la agenda pública, así como en los medios de comunicación. Exceptuando algunas obras literarias, como parte de las de Miguel Delibes, o La lluvia amarilla de Julio Llamazares, el medio rural se veía como una etapa superada. Es decir, se contraponía lo rural a la modernidad, al desarrollo, incluso a la cultura. Se estigmatizaban tanto unos espacios como unas actividades, así como a sus habitantes y sus formas de vida. Tampoco era una novedad en el caso español, aunque sí que este desequilibrio se daba de forma más profunda que en otras zonas de Europa. De esta forma, la desagrarización y descampesinización del medio rural español ha sido un fenómeno que se ha venido produciendo en las últimas décadas (Camarero, 2017a y 2017b).

El «redescubrimiento» de lo rural había comenzado en la década de los noventa del siglo xx. Algunos fenómenos que marcaron este proceso fueron el papel de los descendientes del medio rural, hijos y nietos del éxodo rural que mantenían un fuerte vínculo tanto en clave de identidad como sentimental con estas zonas. Otro proceso clave fue el desarrollo del turismo rural, presentado como clave en el desarrollo rural desde todos los ámbitos administrativos (europeo, estatal, autonómico, provincial, municipal). En todo caso, nos encontramos generalmente con posiciones que vendrán desde el medio urbano, lo que implicará que se pongan unas bases sobre el relato de la ruralidad en no pocos casos idealizada y que no se corresponde con la realidad (Andrés Cabello, 2022).

El siguiente paso se daría ya entrado el siglo xxi. Una obra, La España vacía. Viaje por un país que nunca fue (2016), de Sergio del Molino, definió y nombró a la situación de una parte del país, «España vacía». Anteriormente, también se había producido otra visibilización del escenario del medio rural con el concepto de «Serranía Celtibérica», acuñado por Francisco Burillo, que comprendía una buena parte de la parte del medio rural del interior peninsular (Burillo-Cuadrado et al., 2013). Y, posteriormente, «España vacía» evolucionaría hacia «España vaciada», dos conceptos que no implican lo mismo ya que, en el segundo caso se habría dado una intencionalidad en la despoblación.

De esta forma, prácticamente la última década y media ha visto cómo, la situación del medio rural adquiría una posición hasta ese momento no alcanzada. El interés se ha dado en todos los ámbitos, desde el político al académico, sin olvidar el papel de los propios habitantes de estos territorios, donde han ido surgiendo nuevos conceptos para articular y legitimar las formas de habitar y trabajar en las zonas rurales (Ginés Sánchez y Querol Vicente, 2019).

El relato sobre lo rural se ha centrado en dos grandes ejes. Por un lado, el déficit, vinculado al abandono por parte de las Administraciones Públicas, la falta de servicios básicos, de oportunidades para la población, etc. Esta circunstancia ha dado lugar a un discurso victimista que se expresa especialmente en el concepto de «España vaciada». La cuestión de los déficits y desequilibrios también se ha abordado, desde otras vertientes, como una cuestión de derechos ciudadanos, con independencia del lugar en el que residan los habitantes.

El segundo gran eje se ha centrado en la idealización del medio rural. De esta forma, la vida en los pueblos sería más plena y con más «sentido», vinculándose a valores como la sostenibilidad, la comunidad, lo relacional, etc. Se establece, por lo tanto, una dualidad entre lo urbano y lo rural. Unos relatos que van a ser desarrollados en parte también desde las ciudades y que tendrán, hasta el momento, una enorme presencia en medios de comunicación (Castelló, 2023). Los mismos, también serán asumidos por la población del medio rural, tanto la que representa la ruralidad «tradicional» (vinculada a las actividades del sector primario) como la de las «nuevas ruralidades», aunque sin negar la existencia de disonancias y contradicciones (Andrés Cabello, 2023).

Por lo tanto, esos dos ejes han articulado un relato y unos discursos, y su correspondiente identidad colectiva. El medio rural, por lo tanto, se ha convertido en cierto sentido en un marco, un espacio que, desprovisto de algunos aspectos que lo definían, ha buscado nuevas formas de legitimación. Y estas hacen referencia a los valores positivos asociados al medio rural. En el otro lado, el de los déficits y las carencias en estos espacios, se vinculan a los abandonos de las Administraciones Públicas, aunque no existe una autocrítica ni, generalmente, hay una valoración acerca de en qué se ha fallado desde el medio rural.

De esta forma, también se han producido reivindicaciones de carácter político, especialmente en territorios que están en un escenario de déficit más agudo en relación a la despoblación, no afectando únicamente al medio rural. Son los casos, exitosos de Teruel Existe o de Soria ¡Ya!, por un lado, pero también la dificultad de articular un modelo más amplio como es el caso de España vaciada. Es decir, encontramos resultados dispersos en relación a la articulación política de este escenario, siendo también cambiante.

Por otro lado, las Administraciones Públicas han abordado la despoblación del medio rural y el desarrollo rural a través de diferentes estrategias y planes. Hay que destacar, en este sentido, la importancia de la Unión Europea, el programa LEADER y el papel de los Grupos de Acción Local, que han sido determinantes desde la década de los noventa del siglo xx en el caso de España (Esparcia, Escribano y Serrano, 2015). Igualmente, tanto a nivel estatal como autonómico, el número de planes es ingente, surgiendo uno nuevo incluso en cada cambio de gobierno, aunque no han sido capaces de cambiar las tendencias de la despoblación. Sin embargo, en los últimos años se ha ido asumiendo que este fenómeno no puede afrontarse desde el cortoplacismo, el voluntarismo o el determinismo vinculado a cuestiones como la digitalización o la apuesta por algunos sectores (por ejemplo, el turismo) (Andrés Cabello y Garreta Bochaca, 2021).

Mientras tanto, otro proceso más amplio y global estaba sucediendo. La globalización, la división del trabajo por países y territorios que acarreaba, y la consiguiente concentración de actividades y recursos en las grandes metrópolis daba lugar a unos desequilibrios que afectaban a los países occidentales. De esta forma, siendo escenarios que se habían ido sedimentando durante décadas, se iba a generar un nuevo concepto que era el de «perdedores de la globalización». La desigualdad se incrementaba y la variable territorial era fundamental para explicar este proceso. Las clases trabajadoras y medias sufrían sus consecuencias, especialmente a partir de la crisis sistémica de 2008. Fenómenos como el Brexit en el Reino Unido o el ascenso de Trump en Estados Unidos, iban a ser analizados utilizando en parte este marco. Pero sería, sin duda alguna, en Francia donde se puede encontrar un análisis más profundo de este escenario, con un desequilibrio territorial que se fundamentaba en la situación de las regiones periféricas, las cuales, como en otros tantos lugares, habían sufrido procesos de deslocalización y de pérdida de actividades industriales y del sector secundario. Christophe Guilluy (2018) lo abordaría desde la brecha espacial, territorial, mientras que Jérôme Fourquet (2019, 2023) incidirá en la dimensión temporal, insistiendo en que estos territorios habrían perdido la perspectiva de futuro. Es decir, hay una desigualdad que se manifestaría tanto en el tiempo como en el espacio, y sus consecuencias son el deterioro de la cohesión social y territorial.

¿Qué estaba ocurriendo, en ese sentido, en España, teniendo en cuenta la complejidad derivada de la cuestión de la identidad y de los desequilibrios vinculados a la despoblación? Sin duda alguna, y como se ha señalado anteriormente, el desarrollo del Estado de las autonomías y del Estado de Bienestar habían conseguido una evolución positiva de las diferentes regiones, aunque los desequilibrios entre las zonas más ricas y las más pobres seguían estando presentes. Como en otros países, el eje norte-sur seguía siendo determinante. Sin embargo, no es menos cierto que había regiones que habían contado con industrialización y con focos de desarrollo. Pero, las deslocalizaciones, así como la nueva división internacional del trabajo, hicieron que parte de estas regiones perdiesen el músculo que les había hecho salir de atrasos seculares y ganar capital simbólico.

No obstante, a pesar de signos evidentes en no pocas regiones que perdían población y/o se envejecían (Castilla y León, Asturias, Galicia, etc.), hecho que se hacía más evidente a nivel provincial, los desequilibrios territoriales en este nivel no estaban tan presentes en el debate. Misma situación se podía decir de numerosas ciudades medias y pequeñas. El mapa territorial se estructuraba en una serie de regiones o zonas más dinámicas, encabezadas por las grandes ciudades (Madrid y Barcelona, junto a todo el corredor del Mediterráneo, los dos archipiélagos, junto con País Vasco y Navarra, fundamentalmente), frente a otras que sufrían los procesos descritos, especialmente en el interior peninsular y en la cornisa cantábrica. El desarrollo turístico de algunas de estas zonas más dinámicas también ofrecía otras caras, menos amables, en forma de precariedad laboral. Por lo tanto, nos encontramos con desequilibrios que siempre habían estado ahí, pero ahora más desarrollados por las dinámicas globales (Andrés Cabello, 2021; Bandrés y Azón, 2021; Colino, Jaime Castillo y Kölling, 2020).

A lo largo de estos últimos años, esta cuestión ha ocupado un mayor peso en el debate público, centrándose de nuevo en el impacto en la cohesión territorial y social. Además, se han reproducido algunos de los aspectos discursivos que se dieron en el ámbito de la despoblación. Por un lado, los déficits y el abandono. Por otro lado, la idealización de las formas de vida en las ciudades medias y pequeñas. Y, como en el caso del medio rural, se van repitiendo los mismos errores. Sin embargo, esta es una cuestión que precisa de visiones más a largo plazo, siendo conscientes de que las soluciones al medio rural y a las regiones periféricas y sus ciudades pequeñas y medias son conjuntas, van de la mano.

El monográfico de Papeles del CEIC que presentamos en este texto aborda algunos de los procesos y escenarios descritos en las páginas anteriores, los cuales están interrelacionados. Seis trabajos de investigadores e investigadoras, junto con un análisis de dos películas como son Alcarràs y As Bestas, que tienen como marco y protagonista al medio rural.

Manuel Ahedo, de la Universidad Rey Juan Carlos, presenta «Cohesión, conocimiento y solidaridad respecto a las periferias socio-territoriales en Iberia (España y Portugal) y los países nórdicos. Diferencias institucionales y políticas públicas en la era de la crisis eco-social». Un artículo que compara la forma de abordar la cohesión socio territorial en dos ámbitos como son los de la Península Ibérica y los países nórdicos, desde un punto de vista institucional y político. De esta forma, los segundos mostrarían un mayor conocimiento sobre la cuestión, así como una mayor solidaridad nacional socio-territorial, que los primeros.

Jaime Escribano Pizarro, Jaume Pla-Bañuls y Néstor Vercher Savall, de la Universitat de València, con «La Ley 45/2007 de desarrollo sostenible del medio rural: ¿instrumento de ordenación territorial (urbana) en medio rural?» analizan dicha legislación, concretamente en el ámbito de la vivienda y del urbanismo y su impacto en la articulación del medio rural. Los resultados son dispares, en función de las Comunidades Autónomas, y muy limitados.

Enric Castelló (Universitat Rovira i Virgili), incide en la construcción del relato sobre la despoblación del medio rural a través de la presencia de los conceptos «España vacía» y «España vaciada» en El País y El Mundo. Castelló aborda el éxito del sociopolítico del discurso vinculado a la «España vacía», como el marco en el que se ha desarrollado en parte la situación del medio rural en España.

La dimensión política del fenómeno de la despoblación y de los desequilibrios territoriales aparece en el trabajo «¡Aquí no hay quien viva! El éxito electoral de las candidaturas de la España vacía» de Álvaro Sánchez-García (Universidad de Salamanca) y María Delgado-García (Universitat Pompeu Fabra). Los autores, a través de un análisis de fuentes secundarias, muestran la complejidad del fenómeno y de su articulación política, observándose cómo los resultados de España Vaciada fueron más positivos en las localidades más cercanas a las capitales provinciales.

Ángel Martín Gómez, de la Universidad de Salamanca, y Natalia Arcajo Fuentes, Israel Gómez Rodilla y Sara Galindo Pérez, todos ellos de SOCYL (Asociación Profesional de Sociología de Castilla y León) se adentran en la situación de Castilla y León, una de las regiones en las que el peso de la despoblación y de las desigualdades territoriales es más evidente. Con el título «Castilla y León, ¿ausencia de identidad o fantasma de la ausencia?» analizan el escenario de la identidad de la región a través de una metodología cuantitativa, describiendo la complejidad de la articulación de la identidad Castellano-leonesa.

El último artículo del monográfico lo firma Sofía Moreno-Domínguez con el título «Activación Rural mediante Festivales de Arte. Precariedad y Prestigio: XIX Edición de Arte En La Tierra (Santa Lucía de Ocón)». En el mismo, Moreno-Domínguez, cuenta con un estudio de caso, el Festival Arte En La Tierra que se desarrolla en Santa Lucía de Ocón (La Rioja), como un ejemplo de la dinamización del medio rural a través de la cultura y sus actividades.

El monográfico también cuenta en la sección Papeles Críticos con «Sincronía en el cine rural: Alcarràs (Simón, 2022) y As Bestas (Sorogoyen, 2022)», de Nahir Valentina Jiménez Rojas de la Universitat Rovira i Virgili, en la que la autora analiza dos películas sobre el medio rural como son Alcarràs de Carla Simón y As Bestas de Rodrigo Sorogoyen. Ambas han alcanzado un elevado reconocimiento y muestran algunas similitudes y diferencias en su forma de acercarse al medio rural, como muestra en su texto Jiménez Rojas.

Como puede observarse en los artículos y trabajos recogidos, una mirada poliédrica que va más allá del fenómeno de la despoblación del medio rural, ampliando su contexto y la mirada sobre el mismo. Unos debates que seguirán incrementándose a corto y medio plazo tanto por las dinámicas internas en el caso de España como por la influencia de los procesos globales.

Referencias

Aja, E. (2003). El Estado autonómico. Federalismo y hechos diferenciales. Madrid: Alianza.

Andrés Cabello, S. (2021). La España en la que nunca pasa nada. Periferias, territorios intermedios y ciudades medias y pequeñas. Madrid: FOCA.

Andrés Cabello, S. (2022). Gobernanza y políticas públicas contra la despoblación rural a través del caso de La Rioja (España). EHQUIDAD. Revista Internacional de Políticas de Bienestar y Trabajo Social, 17, 245-274.

Andrés Cabello, S. (2023). Vivir y trabajar en el medio rural. En J. L. Moreno Pestaña y J. Costa Delgado (Coords.), Todo lo que entró en crisis. Escenas de clase y crisis económica, cultural y social (pp. 267-304). Madrid: Akal.

Andrés Cabello, S., y Garreta Bochaca, J. (2021). Polítiques i accions contra la despoblació en el marc de l’estat espanyol i les seves comunitats autònomes. En J. Garreta Bochaca (coord.), Les ruralitats. Els micropobles de Lleida (pp. 37-64). Lleida: Edicions de la Universitat de Lleida.

Bandrés, E., y Azón, V. (2021). La despoblación de la España interior. Madrid: Funcas.

Burillo-Cuadrado, M.P., Burillo-Motoza, F., y Ruiz-Budría, E. (2013). Serranía Celtibérica (España). Un proyecto de desarrollo rural para la Laponia del Mediterráneo. Zaragoza: Servicio de Publicaciones.

Camarero, L. (2017a). Territorios encadenados, tránsitos migratorios y ruralidades adaptativas. Mundo Agrario, 18(37), e044.

Camarero, L. (2017b). Trabajadores del campo y familias de la tierra. Instantáneas de la desagrarización. AGER. Revista de Estudios sobre Despoblación y Desarrollo Rural, 23, 163-195.

Castelló, E. (2023). Voices from the emptiness. Developing the agentic rural on Spanish television. Critical Studies in Television: The International Journal of Television Studies, 0(0), 1-18.

Colino, C., Jaime-Castillo, A. J., y Kölling, M. (2020). Desigualdades territoriales en España. Madrid: Fundación Fiedrich Ebart.

Del Molino, S. (2016). La España vacía. Viaje por un país que nunca fue. Madrid: Turner.

Esparcia, J., Escribano, J., y Serrano, J. J. (2015). From development to power relations and territorial governance: Increasing the leadership role of LEADER Local Action Groups in Spain. Journal of Rural Studies, 42, 29-42.

Fourquet, J. (2019). L’Archipel français : une nation multiple et divisée. París: Seuil.

Fourquet, J. (2023). La France d’après. Tableau politique. París: Seuil.

Ginés Sánchez, X., y Querol Vicente, V. A. (2019). Construcción social de lo rural y Nueva Ruralidad. Una aproximación al marco de interpretación de lo rural de agentes políticos y sociales. Economía Agraria y Recursos Naturales, 19(1), 37-57.

Guilluy, C. (2018). No Society. El fin de la clase media occidental. Madrid: Taurus.

Hernández, E. (2023). El corazón del presente. Mapa de una sociedad desconocida. Madrid: Círculo de Tiza.